lunes, 23 de junio de 2008

EL MAESTRO




Y cuando las tinieblas cayeron sobre la tierra, José de Arimatea, después de haber encendido una antorcha de madera resinosa, descendió desde la colina al valle.
Porque tenía qué hacer en su casa.
Y, arrodillándose sobre los pedernales del Valle de la Desolación, vio a un joven desnudo que lloraba.
Sus cabellos eran color de miel y su cuerpo como una flor blanca; pero las espinas habían desgarrado su cuerpo y, a guisa de corona, llevaba ceniza sobre sus cabellos.
Y José, que tenía grandes riquezas, dijo al joven desnudo que lloraba:
"Comprendo que sea grande tu dolor porque verdaderamente El era justo."
Más el joven le respondió:
"No lloro por El sino por mí mismo. Yo también he convertido el agua en vino y he curado al leproso y he devuelto la vista al ciego. Me he paseado sobre la superficie de las aguas y he arrojado a los demonios que habitan en los sepulcros. He dado de comer a los hambrientos en el desierto, allí donde no hay ningún alimento, y he hecho levantarse a los muertos de sus lechos angostos. Y, por mandato mío, y, delante de una gran multitud, una higuera seca ha florecido de nuevo. Todo cuanto El hizo, lo he hecho yo.
"Y ¿por qué lloras, entonces?
"Porque a mí no me han crucificado"

Oscar Wilde

4 comentarios:

navegante dijo...

Cruzadas artúricas grialescas desdibujadas por Oscar Wilde nos muestran el lejano recuerdo de Glastonbury Abbey.

Francisco Porto dijo...

Mirar que he encontrado para una comprensión lectora.

UNIDAD DE ADMISION Pág. PRUEBA DE APTITUD ACADÉMICA POLITÉCNICA PRUEBA 1

36. Él como personaje, hace parte del relato a través de:

a) Las palabras de José de Arimatea.

b) El diálogo que sostienen José de Arimatea y el joven.

c) Él diálogo que sostienen José de Arimatea, Él y el joven.

d) Las palabras del joven desnudo.

e) Los milagros realizados por el joven.


37. Los milagros que realizó el joven se llevaron a cabo:

a) Cuando el fue crucificado.

b) Durante el diálogo que sostuvo con Él.

c) Poco antes de que las tinieblas cayeran sobre la tierra.

d) Algún tiempo antes de que Él fuera crucificado.

e) Mucho después de que Él fuera crucificado.


38. José de Arimatea piensa que el joven llora:


a) Porque era pobre y tenía que andar desnudo.

b) Por el dolor que le producen las espinas.

c) Porque Él murió dejándolos solos.

d) Por Él, quien era un hombre justo.

e) Porque Él nunca lo reconoció como su discípulo.


39. Él y el joven se diferencian, porque:

a) EL joven no esta muerto y no ha sido crucificado.

b) Él posee una capacidad superior para hacer milagros.

c) El joven aún no ha sido coronado.

d) El joven apenas se prepara para morir.

e) Él es menos justo que el joven.


40. Según el relato, Él murió:

a) Adolorido por las heridas de las espinas.

b) Caminando sobre las aguas.

c) Crucificado por sus acciones.

d) Haciendo un milagro.

e) Curando a los leprosos.

aire dijo...

Profesor Francisco Porto:
36-b
37-d
38-d
39-a
40-c
¡Te ruego seas benevolente con mi resultado, ya que me falta la e y me sobra una d!
Gracias por tu comentario...

D.Ruida dijo...

Este relato me hace pensar en la necesidad de reconocimiento, algo tan humano. Quizás el joven representa otro Jesús, que no el crucificado, y todos los jesuses que se sacrifican, curan, hacen milagros, pero no se convierten en mártires y, por ello, son olvidados en la intrahistoria.
Mi reacción es de comprensión ante la desolación del joven, pero mi corazón me dice que el reconocimiento no es importante, que da igual quién hace hache o be; lo importante es que alguien está haciendo hache o be, que alguien está haciendo milagros. El hecho de que un humano pueda hacerlo, quiere decir que todos podemos y eso nos eleva a todos como especie.
Y eso se aplica a todo en la vida, sean milagros, obras de arte, ... Creo que nos preocupamos demasiado por quién crea y nos olvidamos de disfrutar la creación.